Las embarazadas corren el riesgo de contraer enfermedades respiratorias como COVID-19, y el período de lactancia requiere cierto cuidado, aunque la vacunación rara vez es una preocupación. Sin embargo, dado que no existen datos específicos de seguridad y eficacia para este grupo, la decisión de vacunar debe ser compartida entre la embarazada y su médico, evaluando el riesgo / beneficio de la enfermedad y la vacunación.

Es importante estar atento a los anuncios y actualizaciones del carácter sanitario de cada país y jurisdicción.