ESCENARIO

A nivel mundial, la vacunación es una de las intervenciones de salud pública más rentables, reduce considerablemente la incidencia de enfermedades infecciosas, previniendo una amplia gama de casos de discapacidad y mortalidad de por vida, así como beneficios sociales.
  • Las vacunas promueven la salud: a diferencia de muchas otras intervenciones de salud, ayudan a las personas sanas a mantenerse saludables, eliminando un obstáculo importante para el desarrollo humano.

  • Las vacunas tienen un alcance expansivo: protegen a individuos, comunidades y poblaciones enteras (la erradicación de la viruela es un ejemplo).

  • Las vacunas tienen un impacto rápido: el impacto de la mayoría de las vacunas en las comunidades y poblaciones es casi inmediato. Por ejemplo, entre 2000 y 2008, la vacunación redujo las muertes mundiales por sarampión en un 78% (de 750.000 muertes a 164.000 muertes por año).

  • Las vacunas salvan vidas y ahorran costos: recientemente, un panel de distinguidos economistas colocó la cobertura de inmunización ampliada para los niños en el cuarto lugar de una lista de 30 formas económicas de promover el bienestar mundial.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante la última década en el mundo, aproximadamente:
0
de cada 5 niños al año no recibe vacunas de rutina
0
millones de niños murieron por enfermedades que podrían haberse prevenido con vacunas
0%
de todas las muertes de niños menores de 5 años

Resultados de las Américas

Enfermedades eliminadas y / o controladas

Sin embargo, a pesar de los beneficios globales de la inmunización, la vacilación por la vacunación ha sido una tendencia creciente y está asociada con el resurgimiento de enfermedades prevenibles por vacunación, según la OMS, en más del 90% de los países del mundo.

En muchos países, la inmunización contra el sarampión, una enfermedad prevenida por vacunación, que fue eliminada en gran parte después del uso generalizado de la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (triple viral), ha caído por debajo del límite del 95% establecido por la OMS como necesario para el control de la enfermedad.

Seguridad de la vacuna

Eventos adversos después de la vacunación frente a las consecuencias de la no vacunación.

Si bien las vacunas se consideran seguras y efectivas, al igual que los medicamentos, las vacunas no son libres de causar eventos adversos ocasionales. Los efectos indeseables asociados con el uso de vacunas, ocurren con muy baja frecuencia y son insignificantes en comparación con los riesgos relacionados con la no vacunación y el resurgimiento de enfermedades.

Entre los riesgos relacionados con las vacunas, la no vacunación se considera la más importante.

Entre los riesgos relacionados con las vacunas, la no vacunación se considera la más importante.

El fenómeno de la vacilación

La vacilación o indecisión respecto a la vacunación se ha convertido en uno de los principales problemas que pone en peligro a la salud pública.

La OMS lo define como “la demora en aceptar o rechazar las vacunas recomendadas, a pesar de la disponibilidad en los servicios de salud”. Es un fenómeno complejo, específico de un contexto, que varía según el momento, el lugar y las vacunas involucradas.
La vacilación de la vacunación no es un comportamiento dicotómico de aceptación versus rechazo, pero debemos verlo como un continuo entre las dos situaciones:

  • con personas que rechazan todas las vacunas en un extremo,
  • aquellos que aceptan todas las vacunas en el otro y
  • los que aceptan algunas, pero rechazan otras entre los dos grupos.
El fenómeno de la vacilación

Un proceso de toma de decisiones influenciado por varios factores

El grupo de trabajo SAGE Vaccine Hesitancy (OMS) propone un modelo que incluye 3C que determinan este comportamiento:

Confianza

Credibilidad en los profesionales de la salud, las vacunas y su efectividad

Complacencia

Baja percepción de los riesgos de enfermedades prevenibles por vacunación y la importancia de las vacunas

Conveniencia

Disponibilidad y accesibilidad de vacunas y servicios de salud

Clasifica los diferentes factores que influyen en la decisión conductual de aceptar, retrasar o rechazar algunas o todas las vacunas en tres categorías:

Se realizó un estudio (Mapeo de la vacunación – Características específicas del país de un fenómeno global) con el objetivo de identificar los diversos factores que desalientan la aceptación de la vacuna por parte de la población. En 2013/14, se realizaron entrevistas con directores de programas públicos de vacunación en 13 países (que representan a las regiones de la OMS). Las causas de la vacilación ante la vacunación eran variables entre los diferentes países y eran específicas del contexto local, lo que indica la necesidad de fortalecer la capacidad de los programas nacionales para identificar los factores causales relevantes a nivel local y desarrollar estrategias adaptadas para abordarlos.

Estos factores fueron señalados por estos países:

Creencias religiosas / factores culturales
Nivel socioeconómico / Género y edad
Líderes influyentes
Barreras geográficas
Entorno de comunicación y medios

Percepción de riesgo (con respecto a la seguridad de la vacuna, falta de beneficios percibidos y falta de comprensión de la carga de enfermedades prevenibles por la vacuna).
Nivel de confianza en el sistema de salud y los proveedores de atención médica.
Falta de conocimiento (o desinformación) en la población.

Riesgo de eventos adversos después de la vacunación.
El modelo del programa de vacunación (rutina o campañas).
Falta de conocimiento sobre vacunación entre los profesionales de la salud.
Confianza en el suministro de vacunas.

Vacilación y comunicación

Vacilación y comunicación

Según el Grupo de Trabajo de la OMS, la comunicación es una herramienta, pero no un factor determinante de la vacilación ante la vacunación. Sin embargo, cuando es mala o inadecuada, puede influir negativamente en la adherencia a la vacunación y contribuir a la vacilación en la vacunación.

La vacilación o dudas sobre la vacunación se deben, en gran medida, a las opiniones difundidas por los líderes asociados con los movimientos antivacuna, principalmente a través de blogs y foros autorreferenciales y, a menudo, informando datos sin bases científicas o bien, mal interpretados, que contribuyen a la reducción de las tasas de cobertura de vacunación en varias comunidades. La propagación de «rumores y malentendidos» en los medios de comunicación (televisión e Internet) también es una causa importante de desconfianza en la vacunación que ha ido creciendo a nivel mundial.

Medir la vacilación ante la vacunación es crucial para la planificación adecuada de estrategias para aumentar las coberturas de vacunación. También, es importante controlar el grado y el tipo de duda, ya que pueden cambiar con el tiempo. Además, la aprensión por la vacuna puede ser específica de una u otra, pero no de todas las vacunas.

La confianza en las vacunas en Latinoamérica

Debido a los diversos factores causales involucrados, el escenario de confianza en las vacunas es muy diferente entre los diferentes países de LAC.
En una reciente revisión sistemática de la literatura sobre barreras a la cobertura de vacunación en LAC, se observó lo siguiente entre las categorías de barrera de SAGE:

Muchos países de LAC tienen escasas o limitadas publicaciones científicas sobre las barreras a la vacunación, se deben realizar más estudios para investigar otros factores de riesgo y barreras a nivel de país para ayudar a las estrategias basadas en la evidencia que satisfagan las necesidades específicas de cada país de la región.

A continuación, se muestra información del estudio Wellcome Global Monitor: actitudes del público hacia la ciencia y la salud a escala mundial, con encuestas representativas a nivel nacional de personas a partir de 15 años provenientes de 140 países. En el recorte de LA:

Nivel de confianza en los científicos

Nivel de confianza en médicos y enfermeras

Asesoramiento médico o sanitario fiable

Las vacunas son seguras

Las vacunas son eficaces

Las vacunas deben administrarse a los niños

Números expresados en porcentaje (%).

El estudio de Wellcome Global Monitor muestra que la confianza en las vacunas es generalmente alta en todo el mundo, especialmente en los países de bajos ingresos.

Las personas en los países de ingresos altos tienen menos confianza; la mayoría de las personas en estas regiones piensa que las vacunas son efectivas para prevenir enfermedades infecciosas, pero una minoría significativa tiene preocupaciones de seguridad. En algunas de estas regiones, un mayor conocimiento científico o niveles de educación en realidad están asociados con una menor confianza en las vacunas.

Esto sugiere que difundir más información científica o intentar educar a más personas no será suficiente para cambiar la opinión sobre el tema.

Las personas que confían más en los científicos, los médicos y las enfermeras tienden a estar más de acuerdo en que las vacunas son seguras.

A nivel mundial, más del 90% de los padres dicen que sus hijos han sido vacunados. Sin embargo, los recientes brotes de sarampión en los Estados Unidos, Brasil e India sugieren que no se puede garantizar la inmunidad colectiva; comprender las tendencias en las actitudes de las personas hacia las vacunas será fundamental para mantener la salud pública en los próximos años.

https://www.thelancet.com/action/showPdf?pii=S2352-4642%2819%2930092-6
MacDonald NE Hesitancy Vaccine 2015.pdf
Mapping Vaccine Hesitancy—Country-specific characteristics of a global phenomenon
Barriers to vaccination in Latin America: A systematic literature review A. Guzman-Holst et al. / Vaccine 38 (2020) 470–481
Ref: Gallup (2019) Wellcome Global Monitor – First Wave Findings.

Última modificación: 5 de febrero de 2021