VACUNACIÓN EN PANDEMIA

La importancia de mantener las coberturas de vacunación aún en tiempos de Pandemia.

Durante el mes de abril de 2020 la OMS alertó que por cada niño que deja de vacunarse por la pandemia de COVID-19, pueden morir 100 a causa de otras enfermedades. Y es que la pandemia del coronavirus ha provocado una alarmante interrupción de los servicios de vacunación, una situación que pone a millones de niños de todo el mundo en peligro de contraer enfermedades como la difteria, el sarampión y la poliomielitis.

Las causas son múltiples. Por parte de los usuarios, el temor a contagiarse con el coronavirus, las restricciones de transporte impuestas, la necesidad de gestionar un permiso de circulación o la falta de información sobre el funcionamiento de los servicios de salud.
Por otro lado, los prestadores de salud han sufrido la falta de trabajadores sanitarios por haberse enfermado, o por reasignación a tareas de respuesta de la COVID-19 o por falta de equipos de protección. Además, los retrasos en el transporte y entrega de las vacunas agravan la situación en el mundo debido a la disminución de los vuelos y a los cierres fronterizos.

Muchos países suspendieron temporal y justificadamente las campañas colectivas de vacunación preventiva de enfermedades como el cólera, el sarampión, la meningitis, la poliomielitis, el tétanos, la fiebre tifoidea y la fiebre amarilla, debido al riesgo de transmisión y la necesidad de mantener el distanciamiento físico durante las primeras etapas de la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, a medida que las políticas de confinamiento han disminuido y se han relajado, la prestación de servicios regulares de vacunación ha aumentado. Esto se debe a la aplicación de medidas que incluyen la vacunación a personas en automóviles, centros móviles de vacunación, la vacunación en los hogares y otros lugares estratégicos como los bancos y escuelas vacías, así como la comunicación digital para hacer hincapié en la importancia de la inmunización durante una pandemia.

A pesar de estos esfuerzos, el Resumen de la situación de los programas nacionales de inmunización durante la pandemia de COVID-19 que realizó la OPS en 23 países revela que la pandemia por el nuevo coronavirus ha afectado la demanda de servicios de vacunación.

Informes de 23 países reflejan una disminución que varía entre el 12% y el 14% en la cantidad de las dosis de las vacunas contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP), y el sarampión, las paperas y la rubéola (SRP) administradas a los niños en comparación con el mismo período del año pasado.

Por esta situación debemos recordar a la población algunos conceptos importantes:

La inmunización es uno de los instrumentos de prevención de enfermedades más importantes y esenciales en la historia de la salud pública.

Recomendaciones de vacunación en pandemia

Última modificación: 6 de febrero de 2021