Los ingredientes de todas las vacunas contra la COVID-19 bajo prueba están disponibles públicamente en una base de datos en línea y se recopilan en el sitio web de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Los componentes distintos a los informados se pueden identificar fácilmente mediante pruebas de laboratorio.

Esta teoría de la conspiración surgió de la tergiversación del discurso del empresario Bill Gates sobre una tecnología futura que ayudaría a identificar a quienes han tenido COVID-19 o han sido vacunados. Esto, sin embargo, no tiene nada que ver con la vacuna o 5G, que no es más que la evolución de 4G que usamos hoy. Incluso si quisieran, sería imposible usarlo para controlar a las personas.