DESARROLLO DE LA VACUNA

COVID-19

La COVID-19 es una enfermedad infecciosa causada por el virus SARS-CoV-2, un nuevo tipo de coronavirus, una familia de virus que pueden causar infecciones respiratorias que van desde el resfrío común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SARS). Además de infectar a los humanos, estos virus también pueden infectar a los animales.

El SARS-CoV-2 fue identificado por primera vez el 7 de enero de 2020, como la causa de un nuevo tipo de neumonía que, en diciembre del año anterior, comenzó a plagar la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei (China). A principios de noviembre de 2020, el nuevo coronavirus había causado más de 48,5 millones de casos y 1,2 millones de muertes por COVID-19 en todo el mundo. Siga la evolución de estos números aquí.

Manifestaciones clínicas

Aproximadamente el 80% de los infectados se recuperan de la COVID-19 sin necesidad de tratamiento hospitalario. Las manifestaciones más graves, que pueden derivar en hospitalización, afectan a una de cada cinco personas, principalmente ancianos y quienes tienen comorbilidades, como hipertensión, problemas cardíacos y pulmonares, diabetes o cáncer, por ejemplo. Las personas de todas las edades con fiebre y/o tos asociada con dificultad para respirar, falta de aire, dolor, presión en el pecho o pérdida del habla o del movimiento deben buscar atención médica de inmediato.

Síntomas de COVID-19

  • fiebre;
  • tos seca;
  • cansancio;
  • congestión nasal;
  • dolor de cabeza;
  • conjuntivitis;
  • dolor de garganta;
  • diarrea;
  • pérdida del gusto u olfato;
  • erupción cutánea, entre otros.

Transmisión

El virus SARS-CoV2 se transmite principalmente de una persona a otra, a través de pequeñas gotitas expulsadas por la boca o la nariz durante el habla, la tos, la respiración o el canto. Aquellos a menos de 1 metro de la persona infectada pueden contraer el virus cuando estas gotitas infecciosas entran en su boca, nariz u ojos. Otra forma es cuando tocamos superficies u objetos contaminados (mesas, pomos y pasamanos, por ejemplo), y luego nos tapamos la boca, la nariz o los ojos con la mano.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está evaluando la investigación en curso sobre las formas en que se disemina la COVID-19 y seguirá compartiendo resultados actualizados.

Prevención

Aún no existe ningún medicamento que pueda prevenir o curar la enfermedad. Por eso la OMS advierte del riesgo de automedicación. Por ahora, las formas más efectivas de protegerse y proteger a los demás de la COVID-19 son:

Más información

Vacunas

La aparición del nuevo coronavirus ha colocado al mundo ante la crisis de salud pública más grave de los últimos cien años. La falta hasta ahora de un tratamiento específico, validado con estudios bien controlados, ha aumentado la expectativa de una vacuna eficaz para controlar la pandemia de COVID-19.

Se están estudiando más de 200 candidatos a vacunas en diferentes etapas, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS). En noviembre de 2020, se estaban probando 47 en voluntarios humanos. Algunos pueden tener éxito en estimular el sistema inmunológico para producir anticuerpos efectivos contra el virus.

La lucha contra SARS-CoV-2 es también una lucha contra el tiempo, por lo que se están uniendo todos los esfuerzos para agilizar los procesos de investigación y desarrollo en etapas que se pueden acelerar, sin renunciar a la seguridad.

Los factores que contribuyeron a esto son:
  • la secuenciación genética del virus unos días después de su descubrimiento y el intercambio de información con la comunidad científica internacional;

  • el impacto humano y económico de la pandemia COVID-19, que impulsó el uso de nuevas plataformas tecnológicas para acelerar la investigación de vacunas;

  • la combinación y superposición de fases del desarrollo de la vacuna;

  • el envío a las agencias reguladoras – que pueden o no autorizar el uso de vacunas en un país – de los resultados recolectados en cada fase de investigación, lo que permite agilizar el análisis y solicitar nuevos datos, cuando sea necesario;

  • asociaciones establecidas en todo el mundo entre centros de investigación, financiadores, agencias reguladoras y de salud pública, gobiernos e instituciones no gubernamentales.

Este será sin duda el programa de desarrollo de vacuna más rápido de la historia y representará un cambio fundamental en este proceso que, en general, lleva varios años. La OMS recomienda que las vacunas exitosas tengan una reducción de riesgo estimada de al menos el 50%, con suficiente precisión para concluir que la verdadera efectividad de la vacuna es superior al 30%.

No hay duda de que también se necesitará una fuerte coordinación y cooperación internacional para asegurar que las vacunas prometedoras se puedan fabricar en cantidades suficientes y distribuirse equitativamente en todas las áreas afectadas, especialmente en los países con menos recursos.

Vacunas en fase 2 y 3 de desarrollo y sus plataformas

Usan uno o más genes del propio coronavirus para provocar una respuesta inmune de defensa. Ejemplos:

  • Moderna Laboratory desarrolla, en alianza con el Instituto Nacional de Salud (NIH) de Estados Unidos, vacunas basadas en ARN mensajero (ARNm), responsable de estimular a las células a producir proteínas frente al virus.
  • La empresa alemana BioNTech se ha asociado con el laboratorio Pfizer y la empresa farmacéutica china Fosun Pharma para desarrollar también una vacuna que utiliza ARNm.

Vacunas que utilizan un virus ya conocido, pero modificado genéticamente para producir proteínas de coronavirus. Están debilitados para que no puedan causar enfermedades. Por lo tanto, inducen una respuesta inmunitaria de defensa segura. Ejemplos:

  • La empresa china CanSino Biologics desarrolló una vacuna basada en un adenovirus llamado Ad5, en asociación con el Instituto de Biología de la Academia de Ciencias Médicas Militares del país.
  • El Instituto de Investigación Gamaleya, del Ministerio de Salud de Rusia, lanzó un ensayo de Fase 1 en junio de una vacuna que llamaron Gam-Covid-Vac Lyo.
  • Una vacuna en desarrollo por la empresa sueco-británica AstraZeneca y la Universidad de Oxford se basa en un adenovirus de chimpancé llamado ChAdOx1.

Vacunas que utilizan una proteína del coronavirus o un fragmento de proteína para provocar una respuesta inmune de defensa. Ejemplos:

  • La empresa china Anhui Zhifei Longcom inició en julio de 2020 las pruebas de Fase 2 de una vacuna que es una combinación de proteínas virales y un adyuvante (sustancia que mejora la respuesta inmunitaria).
  • Novavax, con sede en Maryland (EE.UU.), fabrica vacunas uniendo proteínas en partículas microscópicas.

Vacunas que utilizan una versión debilitada o inactivada (muerta) del coronavirus para provocar de forma segura una respuesta inmune de defensa. Ejemplos:

  • La empresa china Sinovac Biotech está probando una vacuna inactivada llamada CoronaVac.
  • El Instituto de Productos Biológicos de Wuhan desarrolló una vacuna de virus inactivado que Sinopharm, propiedad del estado chino, ha puesto en ensayos clínicos.
  • Sinopharm también está probando una segunda vacuna de virus inactivado, desarrollada por el Instituto de Productos Biológicos de Beijing.

Vacunas ya en uso para otras enfermedades y que, teóricamente, pueden proteger contra Covid-19. Ejemplo:

  • BCG, que está siendo probado por el Instituto de Investigación Infantil Murdoch, en Australia; y por el Instituto Butantan asociado a universidades federales, y también por la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), todos en Brasil.
Más información

Última modificación: 6 de febrero de 2021